Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Cómo vivir como un local (y sentirse como en casa desde el primer día)

Cómo vivir como un local (y sentirse como en casa desde el primer día)

No es raro sentirse solo, confundido e incluso un poco asustado cuando se empieza a vivir en una nueva ciudad. Lleva un tiempo conocer las rutinas, los ritmos y las peculiaridades de tu hogar adoptivo, pero lo conseguirás antes de lo que piensas si sigues nuestros consejos. Aquí tienes unas sugerencias para que vivas como un local y te sientas como en casa desde el primer día. A continuación te presentamos una serie de consejos para que sepas como adaptarse a una nueva ciudad:

 

Llévate contigo algunas cosas que te recuerden a casa

Mete en tu maleta unas cuantas cosas para que tu habitación te recuerde a tu casa desde el momento en que deshagas el equipaje. Incluso las cosas simples, como tu ropa de cama o una vela que te encanta, harán que tu nueva casa te parezca más acogedora. Y si decoras las paredes con fotografías de amigos y familiares, te parecerá que no estás tan lejos. Empezarás a sentir que formas parte de tu nueva ciudad cuando te sientas como en casa en tu nuevo hogar.

Habla el idioma

Interactúa con todo el mundo en su lengua materna desde el primer día, incluso si tus conocimientos siguen siendo limitados. Puede ser un poco difícil al principio, pero será una buena práctica diaria con la que aumentarás tu confianza y perfeccionarás todos los días tus conocimientos lingüísticos en situaciones cotidianas. La gente suele apreciar mucho que los recién llegados se esfuercen por hablar su idioma, así que también responderá de manera positiva y tratará de que te sientes parte de la comunidad desde el primer día.

 

Domina la jerga

Dondequiera que vayas, escucharás expresiones y términos coloquiales que no te han enseñado en clase. Ya sea tomándote una cuppa (taza de té) en Londres o una stubby (cerveza fría) en Sídney, presta atención a los términos que usa la gente y adóptalos en tu vocabulario. Pronto los dirás con naturalidad y te sentirás, y te tratarán, como uno más.

Haz lo que hacen los locales

¿Va todo el mundo en bicicleta en tu nueva ciudad? ¡Consigue una bicicleta! ¿Es el metro o el tranvía la forma de transporte que más se usa? Consigue cuanto antes tu tarjeta de transporte, para que puedas explorar y recorrer la ciudad fácilmente con el resto de los residentes de la ciudad. ¡Nada te hará sentir más en casa que vivir la hora punta de la mañana con todos los demás!

Cena donde ellos cenan

Cuando busques nuevos lugares para comer o cafeterías de moda que sirvan tu café con leche justo como te gusta, observa dónde van los lugareños. Evite las grandes cadenas que ya hay donde vives y explora las calles menos concurridas o las partes más tranquilas de la ciudad para maximizar tus posibilidades de encontrar una joya oculta. Lejos de las calles principales, encontrarás las cafeterías preferidas por los locales y restaurantes familiares que sirven buena cocina regional. ¡No hay nada más local que comer la comida que ha alimentado a la ciudad durante generaciones!

Explora y sé un turista

No te olvides de recorrer la ciudad como un visitante. Cuando llegues, tira de mapa turístico y visita los lugares de interés turístico más emblemáticos, te ayudará a orientarte. Si pasas un día o dos viendo parques, museos, áreas comerciales o distritos teatrales, te harás una buena idea de cómo es tu nueva ciudad. Cuando hayas acabado y ya sepas dónde están los lugares que te interesan, puedes explorar la ciudad más a fondo.

Organiza tu dinero

El dinero hace girar el mundo, por lo que uno de los primeros elementos cruciales de tu lista de tareas es organizar el tema de moneda y bancos.

 

  • Paso 1: Llega con dinero en efectivo en la moneda local para no verte sin dinero en caso de que no acepten tarjetas en algún sitio.
  • Paso 2: Lleva contigo un tarjeta de viaje de prepago o una tarjeta de crédito de tu país que te permita hacer transacciones o retirar dinero de cajeros automáticos en el extranjero.
  • Paso 3: Una vez que tengas una dirección o hayas conseguido un empleo, abre una cuenta bancaria local en la moneda del país, así te ahorrarás tener que pagar tasas por cambio de moneda cada vez que hagas una transacción.

 

Es igualmente importante qué conozcas cómo funciona el tema de las propinas en tu nueva ciudad. ¿Hay que dar propina? Y, en ese caso, ¿cuánto y en qué situaciones? Recuerda que en los Estados Unidos, por ejemplo, es esencial dar propinas muy generosas en casi todos los servicios.

 

Haz amigos locales

Es probable que tus vecinos o las personas con las que coincides en tu cafetería local o en el trabajo hayan vivido en esta ciudad o país durante toda su vida. Si te esfuerzas por hacer amistad con la gente local, no solo te sentirás más a gusto en tu nueva ciudad, sino que también se te abrirán todo tipo de puertas. Te ofrecerán infinidad de buenos consejos, te dirán dónde están los mejores bares y restaurantes y te darán todo tipo de recomendaciones sobre lugares para visitar, puestos callejeros de comida, etc. Al ir absorbiendo todos estos conocimientos sobre el lugar, te empezarás a sentir como un residente más antes de que te des cuenta.

 

Haz que te visiten

Saber que dentro de solo unas semanas tendrás de visita en casa a tus amigos o familiares para pasar el fin de semana te ayudará a la hora de despedirte. Pronto los verás de nuevo, y esta vez podrás enseñarles todos los lugares que te encantan de tu nueva ciudad. Ver la ciudad a través de sus ojos mientras haces de guía turístico te servirá para darte cuenta de lo bien que conoces ya el lugar y de cómo estás empezando a formar parte de la ciudad.

Pide nuestra revista con todos los destinos de EFAquí

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes