Perspectivas sobre la formación de idiomas para empresas

Cómo evitar conflictos en equipos globales

Si diriges un equipo global, observarás que la colaboración y el intercambio entre miembros de un equipo con diferentes orígenes y diferencias culturales a menudo conducen a perspectivas que fomentan la innovación y el crecimiento. También que estos equipos internacionales vienen con su propia serie de desafíos y conflictos disfuncionales en el lugar de trabajo, tanto on-line como off-line. Los managers deben ser conscientes de los factores que crean estos conflictos en equipos globales y entender cómo es la mejor forma de responder a ellos.

Creadores de conflictos en equipos globales:

Un desequilibrio de poder percibido es uno de los factores más comunes que pueden llevar a un conflicto. Esto puede suceder en cualquier equipo, pero se perpetúa en equipos dispersos por todo el mundo que a menudo se comunican de forma virtual. Los gerentes deben asegurarse de que todo el mundo tenga claro, no sólo su propio papel dentro del equipo, sino también el de sus compañeros. Confusión en cuanto a quién se supone que debe hacer qué puede causar fricción cuando los miembros del equipo compiten por el control.

Del mismo modo, los managers deben asegurarse de que todos comprendan los objetivos generales del equipo. Esto mantiene a todos alineados y trabajando hacia los mismos objetivos, fomentando el espíritu de equipo.

La falta de conexión personal puede también exacerbar los conflictos en equipos globales. Es difícil conocer a alguien a quien rara vez ves en persona y esto puede hacer que los miembros del equipo internacional no se sientan parte del equipo en absoluto.
La mejor manera de contrarrestar esto es organizar reuniones más regulares. Esto puede no ser siempre fácil, pero se debe tratar de celebrar una reunión de todo el equipo, en persona, al menos una vez al año.

Durante las reuniones virtuales es útil fomentar la charla sobre los planes de fin de semana o las vacaciones para que los miembros del equipo puedan conocerse a un nivel más personal.
Y entre reuniones se podría utilizar un sistema de mensajería grupal para fomentar la comunicación regular e informal.
Juntas, estas acciones pueden crear amistades y reducir la probabilidad de conflictos futuros.

Por último, las habilidades lingüísticas dentro de un equipo global pueden variar ampliamente y los malentendidos pueden crear conflictos innecesarios… La mayoría de los equipos globales eligen comunicarse en un idioma común – a menudo, inglés. Pero los oradores más confiados tienden a dominar la conversación, lo que puede acabar en un equipo dividido.

Los directivos deben asegurarse de que son conscientes de las diferencias en las capacidades y actuar en consecuencia. Es útil animar a los que tienen más confianza en el idioma a que hablen despacio y a que comprueben periódicamente que todos han entendido lo que se ha dicho. Del mismo modo, deben animar a las personas con menos confianza para que contribuyan y así evitar que se aislen de la conversación.

Gestionar con éxito un equipo global puede ser un reto, pero lo más importante es trabajar para que los equipos globales operen como equipos locales. Esto significa supervisar regularmente a todos, asegurarse de que están satisfechos con su papel, concentrarse en el trabajo en equipo y asegurarse de que todos se apoyan mutuamente.

Rompe barreras en tus equipos globales Descubre más

Comparte este artículo